Imagen del blog '¿Cómo funciona el CBD?'


Los tipos de biomoléculas

Generaciones de personas en todo el mundo están usando cannabis sativa o cáñamo para propósitos recreativos y psicoactivos. Tres tipos de biomoléculas están presentes en el cannabis:

  • flavonoides
  • terpenoides
  • 60 + tipos de cannabinoides.

Las propiedades farmacológicas de esta planta han tardado mucho tiempo en ser reconocidas.

Receptores CB1 y CB2

Todos los cannabinoides, incluido el CBD, producen efectos en el cuerpo al adherirse a ciertos receptores. El cuerpo humano produce ciertos cannabinoides por sí solo. También tiene dos receptores para cannabinoides, llamados receptores CB1 y CB2 . Los receptores CB1 están presentes en todo el cuerpo, pero muchos están en el cerebro.

  • El THC se une directamente a los receptores celulares para crear una respuesta psicoactiva.
  • El CBD se une indirectamente a los receptores celulares² para moderar la señalización y el flujo de otros químicos para una amplia gama de efectos positivos.

El fito-cannabinoide es una familia de químicos naturales complejos que se encuentran en el cannabis. Los fito-cannabinoides más abundantemente extraídos del cannabis son THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol).

Si bien el THC tiene una ventana terapéutica estrecha, se ha identificado el CBD por sus propiedades analgésicas, antiinflamatorias y paliativas (Turner, Williams, Iversen y Whalley, 2017).

También se infiere que la psicoactividad inducida por el THC es más adversa que su efecto terapéutico. Si se identifica incorrectamente la dosis, el THC puede volverse intolerable, ineficaz y poner a los usuarios en riesgo.

CBD, por otro lado, funciona como un modulador alostérico que reduce la psicoactividad debida al THC y sigue un perfil farmacológico alternativo para inhibir los receptores de cannabinoides (Manzanares, Julian, y Carrascosa, 2006).

Al inhalar el THC y el CBD, su biodisponibilidad es mayor que cuando se ingiere por vía oral: experimentan un metabolismo extenso de primer paso, por lo que las dosis más bajas de CBD son más terapéuticas que el THC. Para comprender el mecanismo de acción que persiguen los cannabinoides, es importante explorar el sistema de cannabinoides endógenos (ECS) en el cuerpo.

ECS

ECS es el responsable por la neuromodulación, la plasticidad sináptica y el desarrollo del sistema nervioso central y del sistema periférico. Se compone de enzimas, receptores cannabinoides como

  • CB1R (receptor cannabinoide del SNC)
  • CB2R (receptor de cannabinoide periférico)
  • TRP (potencial receptor transitorio)
  • PPAR (receptor activado por proliferador de peroxisoma)

y sus ligandos conocidos como

  • cannabinoides endógenos tales como 2-AG (2-arachidonoyl glycerol)
  • anandamida
  • THC
  • CBN (Cannabinol)
  • CBD etc.

Los CB1R se encuentran principalmente en la corteza, los ganglios basales, el hipocampo y el cerebelo y tienen funciones críticas en la inducción de espasmos musculares, insomnio, dolor crónico y estimulación del apetito.

Alternativamente, CB2R se encuentra principalmente en los tejidos del sistema inmune, la microglía y los elementos vasculares, y son responsables por la inflamación. Estos receptores no solo se encuentran en la membrana celular, sino que también se expresan en orgánulos intracelulares como las mitocondrias, el aparato de Golgi y los núcleos (Chakravarti, Ravi, & Ganju, 2014a).

La figura 1 ilustra cómo los receptores de cannabinoides interactúan con los endocannabinoides para transmitir mensajes sinápticos retrógrados.

Cómo interactúan los receptores cannabinoides con los endocannabinoides para transmitir mensajes sinápticos retrógrados.